EL VALLE DE LURIGANCHO

Sala Manku Marca


Panel 6

EL VALLE DE LURIGANCHO

BOLIVAR Y LA CREACIÓN DEL DISTRITO DE LURIGANCHO

Simón Bolívar, el 21 de Enero de 1825 crea el distrito de Lurigancho, su capital era el Pueblo de Lurigancho y extendía su territorio hasta Chosica. En 1857, durante el gobierno de Ramón Castilla, se ratifica su creación. El 3 de Octubre de 1894 se funda la localidad de Chosica y mediante la Ley del 9 de noviembre de 1896 se traslada la sede política a esta naciente localidad y el Pueblito de Lurigancho pasa a un lugar secundario como un anexo rural. A partir de la segunda mitad el siglo XX la zona de Lurigancho llega a crecer tanto poblacionalmente que reclama su propia territorialidad. Pasaron muchos años para que las nuevas urbanizaciones, pueblos y barrios luriganchinos lucharan para retornar a sus antiguos dominios, la esperada separación se logró el 13 de enero de 1967 mediante ley 16382.

Documentos contables del Haras Lurigancho y de la producción de la hacienda Azcarrunz

 

EL PUEBLITO

De todas las reducciones indígenas fundadas en el siglo XVI, Lurigancho es pequeña, administrada por la iglesia, su cada vez más escaza población indígena fue remplazada por los trabajadores de haciendas que desean vivir allí.

 

LOS PASTORES

En verano los pastores de Jicamarca criaban su ganado en la sierra y bajaban con sus rebaños en invierno a la costa, aprovechaban las “lomas”, donde permanecían más o menos seis meses. Sus rebaños eran de vacas y de cabras y por ello se les llamaba “lomeros” y “cabreros”, los pastoreaban separadamente en cerros distintos sin permitir que los animales se mezclaran. Sabemos que existían cofradías de lomeros establecidos en Mangomarca que rendían culto a San Jerónimo y que además de sus estancias en los cerros existían lugares donde tenía por costumbre habitarlo, es el caso de quebrada la zona en el actual José Carlos Mariátegui, quebrada El Sauce y Mangomarca entro otros ámbitos.

Chivos en las lomas

Cruz de Mangomarca que se ubicaba en el antiguo cementerio

La Cruz Mayor del Sauce. Junto con las de El Pueblito y Mangomarca son las más antiguas del distrito.

 

EL HARAS LURIGANCHO

Además de las labores agrícolas algunos hacendados aprovechaban sus tierras para otros fines como la crianza de caballos de carrera. Los propietarios de Azcarrunz –miembros de la acaudalada familia Palacios y Moreyra- poseían un pequeño criadero de caballos de carrera, denominado Haras Lurigancho. Don Francisco Palacios Villacampa, dueño de Azcarrunz y su socio Justiniano Llosa lograron coronar sus corceles en algunos derbis. Don Francisco también tuvo una activa participación en la hípica nacional por lo que un clásico lleva su nombre.

Justiniano Llosa. Socio del haras Lurigancho

Francisco Palacios V. Hacendado de Azcarrunz, y su yegua bataclana

Juan Taranco Alegre. Trabajador del haras Lurigancho (1967)

 

LOS WIESE Y LA PAMPA CANTO GRANDE

La zona desértica de la Pampa de Canto Grande, de 2400 hectáreas, pertenecía a los Wiese. Hacia 1920, esta familia se había apropiado de ésta bajo la modalidad de denuncio minero, terminaron generando un gran proyecto inmobiliario que dio origen a las primaras urbanizaciones de este lugar.

Ofrecieron dos tipos de terrenos, uno para personas de clase media entre los 200 a 300 m2, y otro, para gente de clase media alta y alta, con extensión de 2500 m2. Estaba incluido dentro el primer ámbito de recreación creado fue el recordado Country Club de Canto Grande. El gran problema de este proyecto fue la falta de servicios y agua.