LA CONQUISTA Y LA REDUCCION INDIGENA

Sala Manku Marca


Panel 4

LA CONQUISTA Y LA REDUCCION INDIGENA

LA FUNDACIÓN DE LIMA Y EL CERRO SAN CRISTOBAL

Después de la captura del Inca Atahualpa en la plaza de Cajamarca los conquistadores españoles arribaron al Valle del Rímac en 1533, Hernando Pizarro se encuentra con el ídolo de Pachacámac. Consolidada la conquista, Francisco Pizarro busca un lugar apropiado para fundar la capital del futuro virreinato, es así que el valle del Rímac es elegido y en la cumbre del actual cerro San Cristóbal se coloca una cruz como gesto de dominio y nueva doctrina.

 

LA ENCOMIENDA DE LURIGANCHO

Luego de fundada la capital del Perú en 1535, Francisco Pizarro crea la Encomienda de Lurigancho. Su primer encomendero fue Hernán Sánchez, al parecer este habría tenido alguna implicancia con los almagristas en la muerte de Pizarro y por eso esta fue cedida en 1549 por el visitador Pedro de la Gasca al Arzobispo Gerónimo de Loayza, para luego dar paso a la aparición de las haciendas. En 1575 se funda pueblito de indios rebautizándosele con el nombre de San Juan Bautista de Lurigancho.

 

LA REDUCCIÓN DE LURIGANCHO

La primera unidad “urbana”, conformada durante la colonia en esta parte del valle, es el denominado “Pueblo de indios de Lurigancho”. Inicialmente denominado “Todos los Santos de Lurigancho”, es posible que sobre ella naciera entre 1570 y 1575, la reducción indígena de San Juan Bautista de Lurigancho. Para esos años, los españoles ya se habían repartido las tierras del curacazgo indígena. Las enfermedades y abusos cometidos en la encomiendas, significó un decrecimiento poblacional (376 personas). Las haciendas al no contar con mano de obra “india”, tuvieron que hacer uso de los esclavos negros.

Plano de la reducción indígena

Actual del Pueblito

Manuscrito detallado del Pueblito

 

LOS ÚLTIMOS CURACAS

En los documentos antiguos se hace referencia de Vulcari como curaca de Lurigancho a la llegada de los españoles, quien vende sus tierras a los españoles. Como ya sabemos la población indígena fue reubicada a El Pueblito siendo Isabel Caxaquilla la última curaca de Lurigancho cuya extirpe se extingue a mediados del siglo XVIII, sin dejar herederos y con los deseos de ser enterrada en el cementerio de la iglesia de la reducción indígena marcó el final de la milenaria huella de un pasado realmente admirable.

 

SAN JUAN BAUTISTA

San Juan bautista es sin duda uno de los personajes más importantes del mundo cristiano, su celebración se realiza seis meses antes que el nacimiento de Cristo y coincide con el solsticio de verano y está vinculado a una serie de cultos ancestrales. A la población nativa de esta parte del valle le correspondió venerarlo como su benefactor, tradición que se mantiene vigente en la actualidad.

Jacinto Solari mostrando la imagen colonial de San Juan Bautista